Yo por mi parte, aporto. (Por cierto, se han subido a la parra, estos hijos de puta)